Saltar al contenido

Vidente Natural

El vidente natural es la persona que tiene la cualidad de poder ver más allá, no en un sentido físico, sino en un sentido espiritual, astral y esotérico, es una persona dotada de una capacidad extrasensorial, adquirida generalmente en el nacimiento, que le permite tener una serie de cualidades y características que están acotadas al resto de personas.
Aunque son cualidades que estas personas tienen de forma innata, con el paso del tiempo y en muchos casos siguiendo una especie de entrenamiento espiritual, llegan a dominarlas y a adquirirlas en un grado superior, así hay quien distingue entre la videncia positiva, la que el vidente controla y provoca y videncia negativa, aquella que se presenta de forma instantánea e involuntariamente.
La capacidad que se suele relacionar con los videntes naturales es la clarividencia, aunque generalmente cuando utilizamos este término estamos relacionándolo en un todo, realmente se distingue entre clarividencia, clariaudiencia y clarisensación.
La clarividencia no es más que la percepción de objetos, personas o hechos, sin intervención de los sentidos físicos que el ser humano posee. Esta percepción es una percepción de la psique y no una percepción física.

Vidente Natural

Lo evidente del vidente natural

Todos en un mayor o menor grado somos o hemos sido videntes. Todos hemos tenido esa sensación que hemos nombrado en algún momento como una intuición, nos hemos referido a algo como una cosa que nos da buenas o malas vibraciones o hemos catalogado a alguna persona sin conocerla indicando que nos gusta o no nos gusta, claro que también en muchas ocasiones nos hemos equivocado.
Hay estudiosos que indican que todos los niños en su primer año de vida presentan una percepción extrasensorial muy marcada, son pequeños videntes, sin embargo esta característica la vamos perdiendo cuando vamos creciendo, en el caso del vidente esto no sólo no se pierde sino que se va marcando más.
Por el contrario hay personas que se convierten en videntes de verdad en determinados periodos de sus vidas, es la videncia adquirida, aquí el vidente adquiere el don tras algún hecho concreto acontecido en su vida.

Este tipo de vidente conserva y mediante la práctica consigue controlar e interpretar las percepciones que van recibiendo.
Existen varios tipos de videncia, como puede ser la videncia natural o pura, es aquella en la que no necesita de ningún de objeto físico para tener acceso a la información extrasensorial, sino que acceden a la misma mediante trance, meditación u oración.
En otros casos necesita de un objeto que funciona como vehículo, puede tratarse de una bola de cristal, cartas, las líneas de las manos, los posos del café, péndulos u otros.

Otra clasificación de la videncia es la que está basada en el tipo de visión a la que se tiene acceso, hay videntes que son capaces de tener acceso a todas ellas, otros solo a alguna o varias de éstas. El que es capaz de tener acceso al pasado, presente y fututo, se indica que tiene videncia sensorial.
La videncia pre cognitiva, hace referencia a la predicción de hechos futuros que aún no han acontecido.
La videncia psicométrica se tiene cuando, mediante un objeto con el mantenemos un contacto físico, somos capaces de tener acceso a imágenes, sentimientos o sensaciones relacionadas con la persona propietaria del mismo.
Hay veces que el vidente tiene acceso sólo a flashes de un hecho concreto y otras es capaz de recrear mentalmente una situación más o menos compleja, siendo capaz de identificar lugares, personas e incluso conversaciones que se den en una determinada escena.

La sensibilidad psíquica en la videncia natural

Hay algunas personas que son tan insensibles a todos los efectos de otros mundos, sin embargo están sumergidos por completo en el mundo físico. Estas son las personas que nunca tienen ningún tipo de experiencia psíquica o espiritual de cualquier tipo. Aquí estamos hablando de sensibilidad psíquica.

Tales personas no están bien adaptadas a la receptividad espiritual, (mundo que convive con nosotros día a día) ya que no son incapaces de sentir nada fuera del mundo físico y, por lo tanto, tienden a creer que no existe. “Ver para creer” es una premisa válida. Por ejemplo, sería difícil creer que las personas que no pueden ver el espectro completo de colores crean que no existen ciertos colores. Aquellos que son ciegas al color rojo, aceptan que no pueden verlo, mientras que otros sí pueden.
Pueden creer que otras personas cuando dicen que han tenido la experiencia de ver el color rojo, pero no pueden conocer esta experiencia por sí mismos, al no tener capacidad para interceptar e interpretar las señales necesarias para ver el color rojo por sí mismos.

Así, las personas con sentidos muy limitados son candidatos improbables para la videncia. Es, además, muy probable que tales personas no tengan interés en el tema ya que, literalmente, no es parte de su campo sensorial. Ellos simplemente han nacido sin esa gran dosis de sensibilidad y esto es probable que no cambie a menos que sufran la desgracia de ser sometidos a un trauma severo.
Cuando se llega a experimentar un trauma o situaciones cercanas a la muerte la sensibilidad y las habilidades psíquicas a veces se desarrollan espontáneamente.

Sensibilidad psíquica: Un signo de videncia que posiblemente necesita apoyo

Mientras que las habilidades psíquicas son distintas de las habilidades videncia, el primer indicio es que puedas tener sensibilidad a las señales que no son estrictamente físicas, como ser capaz de recoger los pensamientos de otras personas o conocer eventos futuros antes de que ocurran.

La precognición, sueños proféticos y detección de los sentimientos o pensamientos de la gente (habilidades empáticas) son todos ejemplos de distintas sensibilidades estrictamente fuera de lo común o ESP (Percepción extrasensorial).
La capacidad de comunicarse con los espíritus no es, en sí videncia, pero es una habilidad que pertenece al mundo psíquico y de la metafísica. Los mismos principios científicos esotéricos que hacen posible la comunicación con entidades no físicas, hacen posible la videncia.
Para resumir: la sensibilidad psíquica es una señal de que es posible que tengas habilidades de videncia naturales que se podrían desarrollar.

WhatsApp chat